¡SOS! Necesitamos controlar las nuevas tecnologías, no ser controlados por ellas

June 25, 2014

La brusca irrupción de las nuevas tecnologías en nuestra vida cotidiana ha modificado, sin apenas darnos cuenta, nuestros hábitos y nuestra forma de relacionarnos con los demás, hasta el punto de hacernos caer a veces en conductas obsesivas o de dudoso buen gusto. Se hacen necesarias unas mínimas normas que rijan el buen uso de ellas para que podamos obtener sus beneficios sin convertirnos en sus esclavos ni olvidarnos de las buenas maneras.

 

La comunicación es una de las capacidades más importantes de nuestra especie y más esencialmente humanas. La comunicación ha experimentado importantes cambios desde la aparición del hombre sobre la faz de la tierra, asociadas fundamentalmente, aunque no exclusivamente, a avances alcanzados por la humanidad: la aparición de la escritura, la invención de la imprenta, la radio, el cine, el teléfono, la televisión… pero ningún otro cambio ha revolucionado tanto nuestra forma de interactuar con los demás como lo ha hecho la irrupción de las nuevas tecnologías en nuestras vidas y su fuerte arraigo en ellas. Y su democratización, es decir, que estén al alcance de prácticamente la totalidad de la población del primer mundo, hace que los medios que se empleaban hasta ahora hayan quedado prácticamente reducidos a la nada: quién escribe cartas en nuestros días, incluso ¡hablamos menos por teléfono! Y, lo que es aún peor, nos estamos acostumbrando a ver grupos de personas que no interactúan entre sí, sino que están inmersos cada uno en su propia frenética actividad digital, ¡hasta el punto de perder las buenas costumbres y no respetar las mínimas normas de educación! Enviamos y recibimos mensajes a cualquier hora del día y de la noche y en cualquier circunstancia o situación, sin importarnos lo que estemos haciendo o con quién.

 

¿Qué está pasando? ¿Qué extraña influencia ejercen las redes sociales, el correo electrónico, las plataformas de mensajería gratuita, las miles de apps en nosotros? ¿Han perdido importancia las formas tradicionales de ocio? ¿No consideramos ya una falta de respeto dejar de hablar con la persona con la que estamos para ponernos a chatear con otra? ¿Dependemos ya totalmente de nuestros dispositivos móviles, no solo en el ámbito profesional sino también en nuestra vida privada?

 

Que no cunda el pánico; quizá simplemente se trate de que nos hemos dejado arrastrar por una revolución de tal dimensión y rapidez que no hemos sabido reaccionar ante ella. Pero somos seres racionales, inteligentes y, por tanto, capaces de tomar medidas para seguir subidos al tren de la revolución sin que nos engulla. Necesitamos parar un momento y reflexionar sobre la forma de dar un uso racional al gran abanico de posibilidades que las nuevas tecnologías ponen a nuestro alcance regido por un nuevo código de conducta que se base en el respeto a los demás y a nosotros mismos.

 

Si deseas reflexionar con nosotros sobre este interesante tema, te invitamos a inscribirte en el curso sobre Normas de Protocolo Digital.

Please reload

Posts Destacados

Descubriendo tu Marca Personal: buscar dentro para encontrar fuera

November 26, 2014

1/7
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Sígueme
Please reload

Búsqueda por Tags
  • LinkedIn App Icon
  • Twitter Basic Square