Tamaño y agilidad de la empresa. Cómo influyen en la toma de decisiones

September 24, 2014

Fuente: Juanolmedomarketingretailyfabricante

 

Existe la creencia de que cuando más grande es el tamaño de una empresa, mover la maquinaria de la misma y sobre todo al unísono, es mucho más complicado y costoso,  con la consecuente pérdida de agilidad en la toma de decisiones y la puesta en marcha ante un cambio (el pez pequeño es más ágil que el grande).

 

 

Estoy en total desacuerdo con dicha afirmación. La gran mayoría de mi trayectoria profesional la he desarrollado en una empresa de distribución, en la que una de sus características principales, reconocida por proveedores y competidores, es su agilidad ante el cambio. Como muestra de mi afirmación indicaré que la agilidad en esta empresa era infinitamente menor cuando comencé, con poco más de 20 puntos de venta, que cuando salí de ella, con más de 1400 puntos de venta.

 

 

La agilidad no viene determinada en ningún caso por el tamaño de la empresa, es exclusivamente un tema mental y de estructura, y además por este orden.

 

 

La premisa fundamental es partir de la posición mental de que estamos obligados a un cambio continuo, bien para corregir errores propios e introducir mejoras, bien porque la dinámica, evolución, competidores, etc. nos conducen a ello si no queremos quedarnos fuera de mercado.

 

 

La afirmación "si algo funciona no lo cambies", es al menos incompleta. Conocer por qué funciona, cuáles son las causas, cuáles las amenazas y su perspectiva y, sobre todo, ser consciente de que todo tiene un ciclo, te va a predisponer a estar preparado al cambio. En cualquier caso, afrontar un cambio con el viento a favor siempre será más fácil.

 

 

Una vez estás preparado mentalmente, fácil de decir y complicado de ser coherente con dicho pensamiento, toca pasar a la acción.

 

 

Es aquí donde la estructura de tu empresa, es de vital importancia. En la medida que la misión, objetivos, estrategias, etc. estén reflejados en los procesos de la misma y estos sean coherentes con tu misión, si es que los procesos están definidos y estandarizados, porque esa suele ser otra gran carencia, acometer cualquier cambio será menos dificultoso.

 

 

Digo menos dificultoso, porque cualquier cambio o introducción de una mejora va a tener su grado de dificultad, es más, probablemente en su inicio el funcionamiento y los resultados pueden ser peores. No conozco ninguna puesta en marcha, ya sea de instalaciones, procesos, acciones, etc., que no haya tenido “problemas” y he conocido unas cuantas.

 

 

Lo más dificultoso en una organización es alinear mentalmente en su filosofía a sus integrantes (no confundir con una única forma de pensar, como si de una secta se tratase eliminando de un plumazo el potencial de sus empleados).

 

 

Para conseguir dicha alineación, la herramienta fundamental es la definición y estandarización de los procesos de la empresa. En próximos post ahondaré en ello.

 

 

Para acabar, indicar que no pretendo defender a ultranza el cambio por el cambio y menos cuando no está fundamentado ni en las razones de realizarlo, ni en sus consecuencias. Ahora bien, una vez convenimos que éste es necesario, preparémonos mentalmente y adecuemos nuestros procesos.

 

Please reload

Posts Destacados

Descubriendo tu Marca Personal: buscar dentro para encontrar fuera

November 26, 2014

1/7
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Sígueme
Please reload

Búsqueda por Tags
  • LinkedIn App Icon
  • Twitter Basic Square